.

lunes, 24 de enero de 2011

Television – Marquee Moon (1977)

Producer: Andy Johns / Tom Verlaine
Label: Elektra




la portada es una foto de Robert Mapplethorpe



El primero de los únicos dos discos de Television (bueno, tres) fue y seguirá siendo una parada obligada para entender, sólo un poco más, la cultura subterránea que en el New York de los 70’s se estaba gestando. Escritores, pintores, fotógrafos; el arte en general si situó en esta ciudad desde entrados los años 50’s en una contienda artística con Inglaterra y, principalmente, con la ciudad de Londres. Pero la diversidad de NYC iba desde su grandioso museo MoMA hasta el surgimiento callejero del Hip Hop. La idea contracultural de la ciudad de los rascacielos deformó el arte mismo al punto de situarlo en expresiones como el graffiti. En los 70’s para la música, y para un círculo de jóvenes que buscaban adentrarse en el arte de una forma diferente, como lo hizo Andy Warhol con The Velvet Undergroud, el espacio ideal, dentro de esta gris ciudad, fue el CBGB’s.

¿Y a qué viene todo esto del arte newyorkino? Pues a que una banda como Television, ubicada miles de veces dentro del género punk, va más allá de la simple etiqueta que esto representa. Lo podemos constatar, simplemente, con el homenaje al poeta francés Paul Verlaine en el nombre del vocalista. Pero antes de entrar en cuestiones de géneros musicales ¿de dónde viene Television? Bueno… Pasaron unos 5 años, antes de éste su primer disco, que los llevaron por diferentes circunstancias como: echar del grupo a Richard Hell, ser grabados por Brian Eno (y rechazarlo) e iniciar esa famosa escena del CBGB’s. Para, por fin, grabar las canciones que habían estado tocando y crear un disco enigmático y difícil de encajonar en algún sitio. Desde canciones tan accesibles como See No Evil hasta la introspección de Torn Curtain, pasando por la interminable Marquee Moon con una duración digna de bandas de progresivo; las letras con referencias poéticas o el timbre agudo de voz.

Tema obligado en Marquee Moon, es hablar de los arreglos de guitarra de los que está repleto el disco. Técnicamente los riffs de Tom Verlaine y Richard Lloyd no son tan difíciles como lo pareciera. He aquí, para mí, la importancia de éstos. Primero, la capacidad de combinar a la perfección el riff de una guitarra con el de la otra y, después, lograr un sonido tan completo y complejo con solos y arreglos tan sencillos, los cuales un guitarrista pretencioso fanático de Stratovarius no sabría apreciar.

La historia se ha encargado de catalogarlos como banda de “culto”, (con justa razón si se toma en cuenta que no existe grupo que se le parezca); como otra de las agrupaciones new wave ubicadas al lado de Talking Heads o Patti Smith Group; como una CBGB’s band. Pero también son una extraña e inigualable situación que nos recuerda que sólo podía pasar en un lugar violento y gris; un lugar donde la expresión floreció de la suma de inconformidad más represión social y artística; una mezcla de arte, vanguardia y rebeldía: New York.




Television con Richard Hell en el bajo


Marquee Moon




WoEd1Men0rX!

2 comentarios:

  1. Bien por recordar este disco, joya de joyas de todos los tiempos.

    ResponderEliminar
  2. hola, buena recomendacion....


    un saludote

    ResponderEliminar